Utilizamos Cookies y tecnologías similares para analizar el uso y mejorar la experiencia del usuario. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra Política de cookies Protección de datos.
Accept Essential
Accept All

500 Años de Tradición

Hemos estado haciendo lo mismo durante casi 500 años

A pesar de que el duque bávaro Guillermo IV y sus contemporáneos desconocían el rol de la levadura en la elaboración de cerveza, seguimos estando de acuerdo con él. Este dictamen, escrito en abril de 1516 en Ingolstadt, pasó a la historia como la Ley Alemana de Pureza y se sigue aplicando sin restricciones a la cerveza Krombacher.

La Ley Alemana de Pureza es una de las leyes alimentarias en vigor más antiguas (si no la más antigua de todas) y la cumplimos por convicción. Aunque han ocurrido muchas cosas a lo largo de todos estos años, una buena cerveza es, y sigue siendo, un valor ancestral de la cultura alemana. Vivimos y mantenemos esta tradición del pasado ahora y en el futuro.

Un extracto de la Ley Alemana de Pureza de 1516 traducido afirma:

«Nuestro deseo concreto a partir de este momento es que solo se use o precise cebada, lúpulo y agua por doquier en nuestras ciudades, mercados y zonas rurales para la fabricación de cerveza». Decretada en abril de 1516, esta ley de pureza aún está vigente hoy en día y Krombacher destaca por la aplicación de estas normas.